No Creais A Todo Espiritu Justo L Gonzale

Item
9780311050505
MUNDO HISPANO
Disponible
Precio especial $5.24 Precio regular $6.99 Su Ahorro: $1.75 (25%)
El movimiento evangélico está en crisis.No todo lo que pasa en la iglesia es malo, pero... tampoco es bueno.

Cómo distinguir entre lo bueno y lo malo?Cómo afectan estos nuevos movimientos religiosos a la iglesia?

Uno de los retos más grandes que confronta la iglesia en el siglo veintiuno es aprender a discernir entre las muchas supuestas versiones del evangelio que circulan en nuestro medio. Este reto no es nuevo, ya Juan lo dijo:

"No creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus, si son de Dios" 1 Juan 4:1.

Justo L. González, con su claridad, erudición y sencillez acostumbradas, nos presenta una serie de principios bíblicos y teológicos para distinguir entre el error y la sana doctrina. Estos principios ya fueron usados por la iglesia en diferentes momentos, especialmente cuando se enfrentó a la presencia de "nuevos evangelios".

La invitación es a aprender a probar si el espíritu es de Dios o no lo es. Aprendamos de cómo lo hizo la iglesia en el pasado.
Más información
Descripción El movimiento evangélico está en crisis.No todo lo que pasa en la iglesia es malo, pero... tampoco es bueno.

Cómo distinguir entre lo bueno y lo malo?Cómo afectan estos nuevos movimientos religiosos a la iglesia?

Uno de los retos más grandes que confronta la iglesia en el siglo veintiuno es aprender a discernir entre las muchas supuestas versiones del evangelio que circulan en nuestro medio. Este reto no es nuevo, ya Juan lo dijo:

"No creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus, si son de Dios" 1 Juan 4:1.

Justo L. González, con su claridad, erudición y sencillez acostumbradas, nos presenta una serie de principios bíblicos y teológicos para distinguir entre el error y la sana doctrina. Estos principios ya fueron usados por la iglesia en diferentes momentos, especialmente cuando se enfrentó a la presencia de "nuevos evangelios".

La invitación es a aprender a probar si el espíritu es de Dios o no lo es. Aprendamos de cómo lo hizo la iglesia en el pasado.